Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

La comunicación, clave en el cumplimiento de los ODS

¿Qué son los ODS?

En el año 2015 fueron establecidos unos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en la Asamblea General de Naciones Unidas. Se creó la Agenda 2030, con 169 metas que definían caminos a seguir. Rutas, y también desafíos, pues suponían para las empresas el tener que cambiar sus estrategias y planes de acción para poder cumplir con los objetivos expuestos.

Detrás de los ODS se hallaban 193 Estados Miembros de Naciones Unidas. Buscan llamar a todos los países a la acción, y a todas las personas. Alianzas, ayuda económica del sector privado y buenas relaciones laborales es lo que se trata de impulsar.

Antecedentes

Los ODS no surgieron de la nada. 15 años antes se habían diseñado los Objetivos de Desarrollo del Milenio, con el apoyo de líderes de 189 países. Los objetivos planteados entonces eran realistas, fáciles de entender y de comunicar. Por otra parte, habían sido pensados para poder cuantificarse y poderles hacer un seguimiento.

¿Resultados? Sí, los hubo. Sólo que fueron desiguales. Las tasas mundiales de pobreza extrema y hambre se redujeron a la mitad, así que podemos hablar de éxitos. Aún así, se vio que se necesitaba un plan más ambicioso.

La comunicación de los ODS

‘La comunicación es básica en la consecución (de los ODS)”, comentaba Dulcinea Meijide, directora de Desarrollo Sostenible de Suez España, en el medio Corresponsables. No podemos mostrarnos más de acuerdo.

En comunicación, es muy importante acotar a quién nos dirigimos. Los mensajes no calan igual dependiendo del colectivo. En ocasiones, tendremos que dar más datos; en otras, estos serán vistos como innecesarios. Las formas de expresión también deber variar. Y no solo eso, lo que muchas veces hemos dicho en este blog: cada red social «funciona» de forma diferente. Conocer los entresijos de las que serán las plataformas de nuestro mensaje es clave. Diremos lo mismo, sí, de otra forma.

Piensa global, actúa local. Lema por excelencia. La estrategia de comunicación debe tener en cuenta esto, hay diferencias en cada país, hay que pensar desde las particularidades y las distintas sensibilidades.

Son 17 metas, 169 objetivos. Al tratarse de objetivos, aunque se plantee una misma frecuencia de publicación para cada uno de ellos, puede que los distintos estudios vayan indicando que unos se encuentran más atrasados que otros. La estrategia deberá ser flexible para adaptarnos a lo que reviertan los seguimientos de resultados.

Mismos principios de comunicación que en otras cuestiones: ni saturar, ni caer en una comunicación superficial. Usemos distinto material gráfico para una comunicación más atractiva. Aprovechemos las ventajas del SEO, de los horarios de publicación, etc.

Aliados y aliadas. Se habla mucho de influencers en otros temas, en maquillaje o en deporte. ¿Por qué no hablar de influencers en ODS? Incluso, se puede ver como algo transversal. Un/a profesional de la nutrición, por ejemplo, puede alinearse a la causa, e integrar perfectamente el compromiso con su comunicación sin que le afecte a la misma.

Emailing. ¿Por qué no compartir los nuevos objetivos? ¿Y señalar los logros para cada uno de ellos? La firma, de forma sutil, puede ser fiel reflejo de este compromiso, y hacer que quienes reciben nuestros correos se los cuestionen.

Comunicación interna

#COMPANIES4SDGs fue una campaña de comunicación interna de las empresas con resultados muy favorables. Se buscaba llegar a las propias empleadas y empleados de las empresas. «En tan solo 18 meses, ha conseguido involucrar a casi un centenar de empresas que están formando e implicando a cerca de 432.000 empleados de 45 países en los grandes retos de la Agenda 2030«, recogía la Red Española del Pacto Mundial.

La cultura de empresa es muy relevante en el cumplimiento de los ODS. Quienes trabajan en ella deben de creer en los propios Objetivos de Desarrollo Sostenible y en la estrategia que se haya planteado la organización. El capital humano es el motor, cada trabajador/a puede ser gestor/a del cambio, y que se sitúen en línea a los objetivos puede multiplicar el efecto. Ya se sabe, por mucho que lo neguemos, no podemos separarnos de nuestro trabajo, y en nuestra vida personal continúa su influencia. Y viceversa. Verdes Digitales, por ejemplo, comenzó por un convencimiento que podríamos decir a título individual, y pasó a definir el ADN como agencia de marketing y comunicación. Por otra parte, compartir la cultura de empresa es clave para trabajar mejor en ella.

Las campañas de comunicación interna refuerzan la confianza de trabajadores/as en la entidad en la que crecen, les estimula a participar y ser proactivos. Cuando falla esta comunicación, puede haber objetivos que no se tengan en cuenta, incertidumbre, desconexión. Es un caldo de cultivo de bulos sobre el procedimiento de la empresa. Así que… ¿por qué no invertir en ella? Más aún cuando buscamos más beneficios que el económico, cuando hacemos partícipes a nuestras empleadas/os y queremos además impulsar los objetivos de desarrollo sostenible.

Desde Ibersponsor podemos asesorarle en los ODS, poniendo en valor los que cumple y optimizando su empresa para proyectarla hacia el futuro cumpliendo unos objetivos cada vez más necesarios.

CONTACTA CON NOSOTROS